YOGA Y PILATES

YOGA


Hatha yoga:. Este estilo de yoga es una gran introducción a los fundamentos, con un enfoque clásico de las posturas y técnicas de respiración el propósito de Hatha yoga es crear un equilibrio entre las energías masculina y femenina que existen dentro de nosotros. Usamos posturas de yoga para lograr el equilibrio entre fuerza y flexibilidad.

De acuerdo con el texto yóguico del siglo XV, el Hatha Yoga Pradipika, la práctica sólo tiene que incluir los tres elementos siguientes para ser Hatha yoga:

  Posturas físicas (asana)

  Técnicas de respiración (pranayama)

  Meditación (dhyana)

¿Quién puede practicar Hatha yoga y qué esperar de una clase?

Hatha yoga es beneficioso para personas de todas las edades y realmente no importa cuándo decides comenzar el camino a un estilo de vida más saludable y feliz.

Beneficios del Hatha Yoga

PILATES


El método Pilates es un sistema de acondicionamiento físico y mental basado en la combinación de una serie de ejercicios para desarrollar la flexibilidad y la tonificación del cuerpo. Los ejercicios de fortalecimiento y estiramiento muscular son realizados con control y buen uso de la respiración, en aparatos especialmente diseñados para proteger y cuidar el cuerpo y siempre, bajo la supervisión de instructores especializados.

Los aparatos, mediante la utilización de muelles, poleas y la gravedad, retan a la musculatura de manera diversa, con especial hincapié en la musculatura profunda para conseguir una mecánica óptima de movimiento y mantener la posición y la alineación adecuada.

PRINCIPIOS FUNDAMENTALES DEL MÉTODO PILATES

 CONTROL. El Pilates se basa en el control mental para desarrollar un mejor control muscular y postural de los ejercicios a realizar, empleando únicamente los músculos y el esfuerzo necesarios para cada movimiento.

 CONCENTRACIÓN. Es clave concentrarse en el área del cuerpo que se está trabajando y poner atención en sentir de forma integral la actividad que se está desarrollando.

 ALINEACIÓN. Una correcta alineación conlleva automáticamente un menor estrés sobre la columna y sobre el resto de articulaciones, y una actividad muscular menos costosa. Corregir la alineación es un proceso de reeducación neuromuscular que requiere mucha dedicación, paciencia y el asesoramiento de un ojo crítico.

 RESPIRACIÓN. La correcta respiración forma parte integral de cada ejercicio y ha de coordinarse con cada movimiento. Una buena respiración ayuda a controlar los movimientos y facilita la estabilización y la movilidad de la columna vertebral y las extremidades, mejorando la oxigenación de la sangre, aumentando el volumen pulmonar y eliminando toxinas del cuerpo.

 CENTRALIZACIÓN. Define el centro de la energía corporal que abarca los músculos abdominales, la región lumbar y los glúteos. El fortalecimiento de este centro, origen de todo movimiento, ayuda a sujetar la columna y los órganos internos, a la vez que estira el cuerpo y mejora la postura.

 PRECISIÓN. Cada movimiento tiene un propósito y la precisión es vital para la ejecución correcta del ejercicio, por lo que es fundamental concentrarse en realizarlo de un modo correcto.

 FLUIDEZ. Los ejercicios en Pilates deben llegar a ser fluidos, ni muy rápidos ni muy lentos. El movimiento es continuo, evitando siempre la rigidez.

Origen del Método Beneficios ¿Quién puede practicarlo?